Cuida tú semilla

Por Su Divina Gracia

Śrīla Bhakti Nirmal Āchārya Mahārāj,

07 de marzo 2011

 

Ayer hubo una fiesta de boda de una familia rica en Bihar. Celebraron mucho, pero cuando dispararon armas de fuego hacia el cielo, una de las balas cayó y mató a un hermano del novio. Es la era de Kali: de un modo u otro, tienen que morir. La muerte es inevitable, ya lo saben.

Hay otro ejemplo también; Existe un estanque todo cubierto por kochuripana (jacinto acuático). Si se lanza una piedra en el estanque, podrás ver un poco de agua, pero luego viene una ola y el agua de nuevo se cubre. También vi cuando el amigo de alguien murió, fueron donde Gurudev y le preguntaron: “¿Para qué es esta vida? No tiene sentido. No hay nada. Es sólo un momento de disfrute, pero antes no sabíamos que debíamos practicar la conciencia de Kṛṣṇa”. Vienen emocionalmente, pero diez días después regresan al mundo material.

Una vez un hombre nos hizo una invitación, “Tienen que venir a mi casa mañana. Les alimentaré a ti y tu grupo en la mañana, mediodía y noche, yo les daré prasādam tres veces al día. No vayan a ninguna otra casa”. Yo le dije: “Todo el mundo quiere que vayamos a una casa diferente cada día para que podamos hacer felices a todos, pero tú estás diciendo que tenemos que tomar prasādam en tu casa tres veces al día”. De todos modos, ellos forzadamente nos hicieron ir y estuvimos de acuerdo—era un hombre grande en esa aldea. Ese día él me mostró su nueva casa—su habitación, cuarto de baño, etc. Él dijo, “Vamos a inaugurar la casa y hacer Vaiṣṇava sevā. Mi padre no me dio nada de dinero, he hecho todo esto con mis propios ingresos”, contó su historia y se jactó de que él había hecho mucho, siempre “yo, yo, yo”. Al día siguiente por la mañana, se fue a cortar un árbol pequeño en la puerta principal, y había una pequeña serpiente cerca de ese árbol. Estaba a punto de cortarlo pero la serpiente lo mordió. No contó con tres minutos para llegar al hospital (el hospital estaba cerca, a sólo tres minutos de su casa). Su vida fue tomada.

He visto con mis propios ojos cómo la gente muere, jāniyā śuniyā viṣa khāinu [siempre tomamos el veneno peligroso del disfrute material].

Hoy hablaba sobre la búsqueda amorosa por el sirviente perdido: Kṛṣṇa, el Señor, siempre quiere nuestro servicio. Kṛṣṇa mismo dice, “Yo no tomo la comida de cualquiera—Tomo el servicio de los devotos, de nadie más”. Tales almas afortunadas son raros de encontrar:

brahmāṇḍa bhramite kona bhāgyavān jīva

guru-kṛṣṇa-prasāde pāya bhakti-latā-bīja

Después de haber viajado por todo el universo y conseguir la misericordia del Guru, Kṛṣṇa, un alma afortunada recibe la semilla de la enredadera devocional. Tal como un jardinero, deben sembrar esa semilla y regarla con la práctica: escuchar y cantar.

Śrī Chaitanya-charitāmṛta: Madhya-līlā, 19: 151

Śravaṇa-kīrtana-jale: si tienen un jardín de flores, y si trasplantan una nueva planta, pero no riegan esa planta—si plantan la semilla devocional, pero no le dan adecuada nutrición—algún día se secará. Y también está bhukti-mukti-siddhi-kāmī—sakali ‘aśānta’—muchos insectos vendrán y tendrán que utilizar un spray; muchas ramas crecerán y habrá que cortarlas, de lo contrario el árbol no crecerá. Así se compara en el Chaitanya-charitāmṛta (Madhya-lila, Capítulo 19): si leen este capítulo, entenderán muchas cosas.

Alguien puede decir, “Oh, yo tomé iniciación hace 20 años, hace 50 años. Tomé  iniciación de A.C. Bhaktivedanta Swāmī Mahārāj, Śrīla Prabhupāda, hace 50 años”, pero no practican, por eso no obtienen el resultado. Si plantan una flor y luego no van allí durante diez días, no le dan agua, nutrición—¿Cómo esperan que crezca por su cuenta?

La práctica es necesaria. He dicho muchas veces: ¿Para qué hacemos un festival? Es como cargar la batería. Por ejemplo, hoy tuvimos que empujar el coche de Gurudev porque no arrancaba, la carga de la batería era baja. Por lo tanto, Gurudev les ha dado una batería, pero si no la cargan, la batería se dañará. Es necesario cargar la batería—cargar significa śravaṇaṁ, kīrtanaṁ, bhāgavat-śravana mathurā-vāsa, śrī-mūrtira śraddhāya sevana [escuchar, cantar, escuchar el Śrīmad Bhāgavatam, residir en Mathurā y adorar a la Deidad con fe], etc., existen 64 bhakti aṅgas.

La práctica hace la perfección, por eso la práctica es necesaria, de lo contrario la planta se secará, śukhi’ yāya pātā. También existe la ofensa al Vaiṣṇava (hati-mata, como el elefante loco), sevā aparādha y nāma aparādha. Hay muchos tipos de aparādha, ofensas, estas pueden venir, así que tienen que tener cuidado.

Un devoto a veces comete alguna ofensa, pero esa ofensa se elimina a través de su servicio. La ofensa al Santo Nombre se puede eliminar a través del canto, pero si no cantan, ¿cómo va a ser eliminado?

 

Publicado en Inglés en

www.scsmathinternational.com

 

Traducción: Rohini Nandana Dās

Corrección: Ānanda Kṛṣṇa Dās

Tags: 

Artículos recientes

Subscribe to Artículos