Digiriendo el Amor de Gurudev

 Por Su Divina Gracia, Om Viṣṇupād

Śrīla Bhakti Nirmal Āchārya Mahārāj

Śrī Nabadwīp Dhām, India

11 de Marzo 2016

 

 

 Es muy difícil conseguir servicio. Si reciben algún servicio deben tratar de hacerlo con sinceridad.

 

Mahāprabhu le dijo a Gadādhar Paṇḍit, “Sevā chādi’, āmāya doṣa lāge: Si dejas tu servicio, será Mi culpa”. Gadādhar Paṇḍit quería dejar su servicio y quedarse con Mahāprabhu, pero Mahāprabhu no permitió que lo hiciera. Le dijo muchas palabras duras a Gadādhar en ese momento: “Quieres quedarte conmigo porque la gente me dará un buen prasādam y tú también vas a tomarlo”, “Recibirás mucho honor si te quedas conmigo, es por eso que quieres venir conmigo”, y así sucesivamente.

 

Gadādhar Paṇḍit dijo, “¡No, no estoy yendo contigo! ¡Voy a ver a Ai (Śachī Mātā)!” Gadādhar Paṇḍit es muy inteligente. Cuando Mahāprabhu le dijo: “Recuerda que tienes servicio aquí”, dijo, “Si veo Tus pies de loto una sola vez, eso no puede igualar a diez millones de servicios a Gopīnāth”. Al oír esto, Mahāprabhu le dijo: “Detén tu boca”.

 

Esto es fortuna. Muchos no pueden digerir ese tipo de amor y afecto. Recuerdo en 1994... Kṛṣṇamayī Didi, una sirvienta permanente de Guru Mahārāj y una dama piadosa, estaba viviendo en la casa que ahora está dentro de la planta baja del Museo del Centenario (Govinda Dhām). Después que Śrīla Śrīdhar Dev-Goswāmī Mahārāj partió, ella no quería ver la cara de ninguna persona, y siempre se mantenía dentro de esa habitación, ella no salía. Sólo su sirviente iba con ella. Pero, ¿qué resultado consiguió al final?

 

Śrīla Śrīdhar Dev-Goswāmī Mahārāj dijo: “Quiénes no sigan a Govinda Mahārāj, voy a sacarlos, voy a rechazarlos de mi corazón”. Yo servía como guardia de seguridad en aquellos días. Ese día estaba de guardia hasta la medianoche, y nada había sucedido. Después de la medianoche, cuando me fui a la cama, ella se fue con dos personas más... Cuando Gurudev regresó de su gira, me preguntó:

 

-“¿Tienes la llave de esa habitación?”

-“Sí, la tengo.”

-“¿Puedes abrirla?”

 

Fui allí y abrí la habitación (en ese momento, este edificio de Sevā Kuñja no había sido construido).

 

Nunca había visto en mi vida a Gurudev llorando, sólo una vez vi algunas lágrimas saliendo de los ojos de Gurudev pero cuando él entró en esa habitación, vi la cara y los ojos de Gurudev.

 

Ellos no podían entender cuánto amor y afecto Gurudev les tenía. Ellos creían que Gurudev amaba a sus discípulos, pero no a sus hermanos y hermanas espirituales, y por eso se fueron.

             _______________________________

 

Publicado en Inglés en: http://scsmathinternational.com/guidance/2016/160311-DigestingGurudevsLove.php

Traducción y corrección: Mohita Kṛṣṇa Dās, Rohini Nandana Dās

 

Tags: 

Contenido relacionado: 

Artículos recientes

Subscribe to Artículos