El Señor Jagannāth: La Aparición de la Deidad

 Por Su Divina Gracia, Om Viṣṇupād

Śrīla Bhakti Nirmal Āchārya Mahārāj

17 de Julio 2013

 

 

 El rey Indradyumna construyó el templo de Jagannāth y pensó: “¡¿Dónde está el Señor?! El Señor me dijo ‘Yo iré’, ¡pero no viene!”

 

Entonces el Señor le dijo: “No vengas a mí así—con soldados, elefantes, etc. — Yo iré por Mi propia cuenta. Yo llegaré a Chakratirtha, a la orilla del mar, y allí encontrarás tres solas — árboles de corcho de India. Puedes hacerme de esos árboles, pero sólo tres personas irán allí: tú (el rey Indradyumna), mi sirviente anterior (Viśvavāsu), y tu primer ministro (Vidyāpati) que me ha encontrado”.

 

Siguiendo la orden del Señor, llegaron a la orilla del mar y encontraron los tres troncos. Cuando trataron de levantarlos, los troncos de repente se volvieron livianos y los llevaron con facilidad al templo.

 

El rey les ordenó a sus carpinteros que hicieran las Deidades, pero las herramientas de todos los carpinteros se rompieron cada vez que trataron de tallar la madera. El rey invitó a otros carpinteros, pero sus herramientas también se rompieron. El rey pensó, “¡¿Qué es esto?! ¡¿Qué está pasando?!” Entonces, otra vez el Señor vino a Indradyumna y dijo: “Nunca llegarás a ninguna parte de esta manera. Escucha, un anciano vendrá a ti, su nombre es Viśvakarmā. Desígnale y sigue lo que diga”.

 

Poco después de eso, Viśvakarmā vino al rey, dio sus obediencias y dijo:

 

“Yo soy un carpintero y puedo hacer sus Deidades”

 

“¿Puedes?”

 

“Yo puedo, pero tengo algunas condiciones”

 

“¿Qué condiciones?”

 

“Tienes que dejarme durante veintiún días encerrado dentro del templo y no abrir la puerta hasta que los veintiún días terminen. Después de eso tú me puedes ver”.

 

El rey y la reina estuvieron de acuerdo y estaban felices. El carpintero fue encerrado en el interior del templo, y cada mañana el rey y la reina iban a la puerta y escuchaban un sonido que venía de adentro, “¡Tuck, tuck!” Un día pasó, dos días, tres días, cuatro días... Después de que quince días habían pasado no hubo sonido. (Hasta el día de hoy, ustedes saben que antes del festival de Ratha Yātrā las puertas del templo Jagannāth están cerradas por estos mismos quince días.) La reina le dijo al rey: “¿Qué pasó? ¡Y qué si el hombre ha muerto! La habitación del templo será inauspiciosa. ¿Qué dirá la gente?”. Faltaban seis días, pero decidieron abrir la puerta.

 

Abrieron la puerta, pero el hombre ya no estaba y las Deidades de Jagannāth, Baladev y Subhadrā estaban allí, incompletas. Las Deidades no tenían manos ni piernas apropiadas, y el Señor le dijo: “En esta era de Kali, voy a dar Mi misericordia de esta manera. ¡Sin manos, puedo tomar más, puedo comer más! Más adelante puedes hacer algunas manos de oro o algunas otras manos para Mí, pero Mis manos originales se quedarán así. También tengo tres condiciones. Primero, debes ofrecerme bhoga 56 veces al día. Segundo, este es mi templo, y tus hijos, nietos ni cualquier otro heredero no podrán reclamar este templo. Finalmente, la tercera condición es que Mi templo estará abierto durante veintiún horas, y se cerrará solamente por tres horas”.

 

Este es el Pasatiempo del Señor Jagannāth. El Señor vino de esta manera. Vigraha naha, sākṣāt Vrajendra-nanandan: “Tú no eres un ídolo, Tú eres Vrajendra-Nandan Mismo”. (C.c. 2.5.96)

           *********************************

 

Publicado en Inglés en: http://scsmathinternational.com/guidance/2013/130717-LordJagannathDeityAppearance.php

 

Corrección y traducción: Mohita Kṛṣṇa Dās

                                       Rohini Nandana Dās

 

Tags: 

Contenido relacionado: 

Artículos recientes

Subscribe to Artículos