El Señor Provee y El Señor Disfruta

Por Su Divina Gracia, Om Viṣṇupād
Śrīla Bhakti Nirmal Āchārya Mahārāj
Rusia
16 de Junio 2001

Hay una historia que sucedió en Bengala. Había una familia, un brahmana y su esposa. Ellos tenían un templo y adoraban a las Deidades Rādhā-Mādhav en su casa. Todos los días el brahmana iba a colectar algo de comida y se la ofrecía a Krishna.

Krishna dice en el Śrīmad Bhagavad-gītā, "Yo he creado todo, Yo soy el creador de toda la creación. Por lo tanto, si tomas algo sin ofrecerlo primero a Mí, estás tomando cosas robadas. Yo he creado todo, y lo he creado todo para Mí Mismo, no para ti. Si te doy algo, podrás tomarlo, de lo contrario no podrás." Creemos que lo hacemos todo nosotros mismos, que podemos conseguir todo nosotros mismos, pero no es cierto. Krishna lo hace todo, si leen el Śrīmad Bhagavad-gītā, el Śrīmad Bhagavatam, podrán conocer entonces cuál es la posición de Krishna. Él es el creador de toda la creación, por eso es que si pensamos que hacemos algo nosotros mismos, eso no es verdad.

Entonces, todos los días ese brahmana leía el Śrīmad Bhagavad-gītā, iba a colectar un poco de arroz, frutas, verduras, etc. Su esposa cocinaba, y luego ofrecían el bhog y finalmente tomaban ese prasadam.

Un día, el brahmana estaba leyendo el noveno capítulo del Śrīmad Bhagavad-gītā, y cuando llegó a este verso:

অনন্যাশ্চিন্তয়ন্তো মাং যে জনাঃ পর্য্যুপাসতে ।
তেষাং নিত্যাভিযুক্তানাং যোগক্ষেমং বহাম্যহম্ ॥

ananyas chintayanto mam, ye janah paryupasate
tesam nityabhiyuktanam, yoga-ksemam vahamy aham

"Yo tengo la responsabilidad de adquirir y proteger las necesidades de Mis devotos totalmente dependientes que siempre están absortos pensando en Mí, y que Me adoran en todos los sentidos."
(Śrīmad Bhagavad-gītā, 9.22)

…él pensó, "Qué? Tiene que haber un error ortográfico... Esto no está bien! Yo voy a colectar todos los días, recolecto yo mismo, y Krishna dice: "Si toman refugio en Mí, Yo voy a llevarles su comida." Esto es un error - Krishna no me trae nada a mí. Todo lo hago yo mismo". Pensando que había un error en el Śrīmad Bhagavad-gītā, el brahmana arrancó esa hoja del libro.

Krishna Mismo dice, "El Śrīmad Bhagavad-gītā es Mi corazón, el Śrīmad Bhagavad-gītā es Mi cuerpo", así que cuando el brahmana arrancó la hoja del libro, en ese momento Śrīmatī Lakṣmī Devi estaba sirviendo a Narayan y Narayan repentinamente recibió un golpe, como si alguien lo hubiera golpeado en Su espalda. Él dijo: "Oh, Lakṣmī Devi, tengo que descender a este mundo..."

Entonces, Krishna vino a este mundo en la forma de un niño de doce años de edad, y fue a la casa del brahmana (el brahmana no estaba allí en ese momento porque había ido a colectar). El niño llegó a la puerta, cargado con bolsas, y gritó: "¡Oh, por favor, tomen estas bolsas! No puedo cargarlas más!" La brahmani, la esposa del brahmana, salió y le preguntó: "¿Quién eres Tú? ¿Por qué has venido?" Luego vio la bolsa de verduras y la bolsa de arroz que el niño llevaba, y le preguntó: "¿Quién te dio estas bolsas??" El niño respondió: "El brahmana me dijo que las traiga aquí! Yo no quería llevarlas, pero él me obligó a cargarlas. Yo le dije que eran demasiado pesadas, pero él me golpeó y me dijo que las traiga aquí." La brahmani tomó las bolsas y el niño se fue rápidamente.

Mientras tanto, el brahmana fue casa por casa para colectar algo de bhog. Por lo general, iba solo a una o dos casas, pero ese día fue a varias casas y no pudo conseguir nada. En alguna casa había un miembro de la familia enfermo, alguien fue al hospital, otra casa estaba cerrada, y así sucesivamente. No pudo conseguir nada.

A las doce del mediodía la brahmani cocinó el bhog, pero el brahmana no venía y ella comenzó a preocuparse... En unas pocas horas, regresó, llorando.

"¿Por qué lloras?" preguntó la brahmani.

"Hoy no conseguí nada! Hoy no vamos a poder ofrecer nada a Krishna y no tomaremos ninguna comida. Es por eso que estoy tan triste..."

"¿De qué estás hablando? Has enviado mucho arroz y verduras con ese niño pequeño! Y Él incluso dijo que lo habías golpeado también!"

"Yo no envié a nadie, no le di nada a nadie. ¿Qué estás diciendo? Yo no he golpeado a nadie!" el brahmana estaba muy sorprendido.

El brahmana fue al templo y oró: "Oh Rādhā-Mādhav! Qué ha pasado hoy? Yo no envié a nadie..." entonces él notó que el Śrīmad Bhagavad-gītā estaba sobre el asan. Todos los días después de terminar de leer el Śrīmad Bhagavad-gītā, guardaba el libro en el estante, así que le preguntó a su esposa, "¿Has leído el Bhagavad-gītā? Lo leí temprano por la mañana y lo dejé en el estante, por qué está aquí?" Luego vio que el libro estaba abierto en la página con ese verso en el noveno capítulo. Entonces comprendió lo que había sucedido. Krishna Mismo estaba diciéndole: "Lo que está escrito aquí es verdad! Tú estabas equivocado y cometiste un error. Esto es cierto, si alguien se entrega a Mí, Yo les llevo todo. Ahora puedes verlo tú mismo."

El brahmana comenzó a llorar, "Qué desafortunado soy! No pude ver a Krishna, y lo he golpeado, he golpeado al Señor Mismo!" a continuación, le dijo a su esposa: "Oh brahmani, tú eres tan afortunada! Has visto a Krishna Mismo!..."
— ‹ • › —

Traducido por: Mohita Krishna das
Publicado originalmente en: http://scsmathinternational.com/guidance/2001/010616-LordSuppliesLordEnj...

Tags: 

Artículos recientes

Subscribe to Artículos