La Ignorancia es Felicidad?

Por Su Divina Gracia, Om Viṣṇupād
Śrīla Bhakti Nirmal Āchārya Mahārāj
Śrī Nabadwīp Dhām
31 de Mayo 2013

Debemos intentar - si lo intentamos, vamos a conseguirlo, pero si nuestra mente nos dice: "Yo no lo haré... No puedo cantar el Santo Nombre, así que no voy a cantar", eso es otra cosa. Alguien piensa: "No puedo hacer servicio, creo que no puedo, así que no haré servicio". Esto no es así. Si lo intentamos, tendremos éxito. Es necesario intentarlo, entonces conseguiremos el resultado, obtendremos misericordia. Si tenemos el deseo, obtendremos misericordia; si no tenemos el deseo, la misericordia no vendrá. Inténtenlo. Si están juntos tanto nuestro esfuerzo como la misericordia de Krishna, entonces obtendremos el resultado.

Hay una historia en este sentido que fue contada por Śrīla Bhakti Siddhānta Saraswatī Ṭhākur.

Había dos hermanos muy traviesos, Lalu y Kalu. Los hermanos no iban a la escuela, no estudiaban - siempre se mezclaban con algunos chicos malos, mala asociación, e incluso adoptaban un mal hábito de fumar, usando tabaco. Así pasaban su tiempo. Su padre tenía una tienda de comestibles, y había traído a muchos maestros para enseñar a sus hijos, pero todos los maestros fracasaron. Todos se fueron pensando: "Estoy tomando el dinero de su padre, pero los estudiantes, sus hijos, son muy maleducados, no quieren aprender nada! Ni siquiera están tratando de aprender algo".

Así que el padre estaba muy ansioso. Pensó: "Es necesario mantener algunas cuentas en mi tienda de comestibles... Me estoy volviendo viejo, ¿quién se encargará de esta familia? ¿Quién dirigirá mi tienda? Necesito encontrar a un buen maestro..." Entonces, hizo un anuncio en el que decía que estaba buscando a un maestro, escribió el sueldo, prometió proporcionar alimentos, alojamiento, etc. Un brāhmaṇā pobre vio el anuncio y pensó: "Yo puedo hacerlo". Fue con el padre de los muchachos y dijo, "Yo soy un perfecto maestro para sus hijos." El padre respondió: "Muy bien, estoy muy feliz que hayas venido". Entonces llamó a sus hijos, Lalu y Kalu, y les dijo: "Este es vuestro maestro. Siempre deberán estar con él - dormirán, comerán, irán al baño, etc., siempre tienen que estar con él." Y luego le dijo al maestro: "Mis hijos son muy traviesos, tan pronto como les de alguna oportunidad, irán a la mala asociación y a fumar. Son muchachos muy malos". El maestro ya lo había entendido, pero estuvo de acuerdo y se quedó con ellos.

Una noche, el maestro les dijo a los muchachos: "Ahora es la hora de dormir, tomen su comida y vayan a dormir, mañana por la tarde les enseñaré algo, tendrán algunas lecciones". El hermano menor era el más travieso y le dijo a su hermano cuando el maestro no podía oírlos: "Hermano, debemos hacer que el maestro se duerma, si no dormimos, el maestro tampoco dormirá y no podremos salir. Finge que estás durmiendo. Así que inmediatamente se fueron a la cama y fingieron estar durmiendo y roncando. El maestro pensó: "¡Oh, qué muchachos tan buenos! Ya están durmiendo! Ahora también puedo descansar un poco..." El maestro se fue a descansar y pronto se durmió.

Mientras tanto, el hermano menor le dijo a su hermano: "Oye, el maestro está durmiendo! Podemos salir ahora!" Y ambos se fueron a buscar tabaco, a fumar, con sus amigos. Cuando regresaron, el maestro todavía estaba durmiendo y entraron en silencio en la habitación y se fueron a la cama. Por la mañana, el maestro se despertó y se sorprendió, "¿Qué es este olor a tabaco? ¿Cómo es posible?" Se acercó a los muchachos y los empujó,

"Hey, ¿Todavía siguen durmiendo? ¿Por qué hay tanto olor a tabaco en la casa? ¿Salieron a fumar tabaco?"

"¿Cómo? No, no lo hicimos! Nos fuimos a dormir antes que usted. Cuando se fue, estábamos en la habitación, durmiendo. No fuimos a ningún lugar!"

"Entonces, ¿cómo es posible que el olor del tabaco está viniendo de ti?!"

"No sé, puedo mostrarle mi mano, yo no fumé", dijo el hermano menor.

"Uf! El olor está viniendo de tu mano! Estás diciendo una mentira! Tú usaste de nuevo el tabaco!"

"No, tal vez cuando estábamos durmiendo alguien entró en nuestra habitación y pusieron tabaco en nuestras manos!"

"¡Estás mintiendo!" - el maestro estaba muy enojado y perturbado.

Pensó qué hacer con estos muchachos tan maleducados, y luego dijo: "Está bien, vengan conmigo a dar un paseo".

Los chicos no querían aprender nada, el maestro intentaba enseñarles, pero simplemente no aprendían. Mientras caminaban, el maestro pensaba: "¿Cómo voy a enseñarles matemáticas? Necesitan aprender algo..." Entonces vio una vaca pasando y le preguntó a Lalu: "Lalu, ¿puedes contar cuántas patas tiene esa vaca?" Lalu empezó a contar con su dedo, "Uno, dos, tres..." y estaba a punto de decirlo, pero entonces el hermano menor le dijo: "Hermano, no digas nada! Él está tratando de enseñarte! ¡No seas tonto, quiere enseñarnos matemáticas! No digas nada!" Ellos sabían que el maestro quería enseñarles algo, pero su deseo era no aprender nada...

Por lo tanto, si alguien quiere aprender algo, puede aprenderlo fácilmente, pero si alguien no quiere aprender, no quiere seguir la instrucción de su Guru, eso es otra cosa. Nuestra vida también es así - no queremos aprender, no queremos seguir a nuestro Guru. Si realmente quisiéramos seguir la instrucción de Gurudev, la instrucción de Mahāprabhu, fácilmente podríamos obtener el resultado. Pero debido a que no queremos aprender nada, no podemos lograrlo... El principal problema es que no queremos aprender nada.
· · • • • · ·

Traducido por: Mohita Krishna das
Publicado originalmente en: http://scsmathinternational.com/guidance/2013/130531-IgnoranceIsBliss.php

Tags: 

Contenido relacionado: 

Artículos recientes

Subscribe to Artículos