La Misericordia Indulgente de Śrī Guru

 Por Su Divina Gracia, Om Viṣṇupād

Śrīla Bhakti Nirmal Āchārya Mahārāj

Caracas, Junio de 2010

 

 

 Gurudev es siempre misericordioso. Puedo darles un ejemplo de lo misericordioso que es Gurudev, puedo contarles una historia (también la conté el año pasado). Los discípulos siempre cometen errores, pero Gurudev siempre es misericordioso...

 

Una vez, había un Gurudev y un discípulo. En ese momento, no había coches ni trenes y caminaban a pie - Gurudev caminaba y el discípulo llevaba sus cosas. De repente, el discípulo dijo: "¡Oh Gurudev, tengo mucha hambre! ¡Tengo mucha hambre! ¡Ya no puedo seguir caminando!" Gurudev dijo: "Está bien, tengo una moneda, puedo dártela, ve al mercado y trae algo de chana". Chana significa dhāl de garbanzos. Lo llaman chana en Vṛndāvan, y chhola en Bengala.

 

El discípulo estaba muy contento. Fue al mercado y vio muchos tipos de fruta, manzanas, un buen paneer, cuajada, etc. Pensó: "¡Oh, este mercado está muy bueno!" Le preguntó a un comerciante: "¿Cuánto cuesta un kilo de paneer? ¿Cuánto cuesta un kilo de manzanas? El comerciante contestó: "Aquí, todo es el mismo precio, un paisa". "Oh! ¡Muy buen mercado! ¡Muy buena zona! ¡No quiero dejar este lugar!" (El Señor Shiva, Durgā, Kālī, el Señor Brahmā - ¡todo es igual!) Rápidamente consiguió un kilo de paneer (chhana) con el paisa que su Gurudev le había dado y volvió con Gurudev.

 

"¿Dónde está mi chana?" Gurudev le preguntó.

 

"Gurudev, el mercado es muy bueno, todo vale igual, todo es el mismo precio, manzanas, paneer, etc. Cuando un kilo de paneer (chhana) vale un paisa, ¿por qué pediría garbanzos (chana)? Compré un kilo completo de paneer en su lugar!"

 

"Bueno, cómelo tú entonces!" Gurudev se enojó.

 

El discípulo se comió todo el kilo de paneer solo, y Gurudev estaba preocupado y molesto porque tenía que irse. Cuando el discípulo terminó, Gurudev le preguntó:

 

"¿Has terminado?"

 

"Sí, he terminado."

 

"Tenemos que irnos, vamos!"

 

"No, Gurudev, ahora necesito dormir, no puedo ir... No voy a dejar este lugar..."

 

"Bueno, entonces me voy, puedes quedarte aquí. Pero recuerda una cosa: se suponía que ibas conmigo, y ahora no vendrás, pero si te metes en problemas o en algún peligro algún día, te acordarás de mí."

 

Gurudev se fue y el discípulo permaneció sentado bajo un árbol solo. Esto es similar a Ishan. Sanātan Goswāmī e Ishan iban a Vṛndāvan a reunirse con Mahāprabhu, pero Ishan tenía algunos deseos: él llevó algunas monedas de oro, y Sanātan le dijo: "Ve, vuelve a tu casa". Aquí también, Gurudev se fue y el discípulo se quedó atrás.

 

Estaba sentado bajo un árbol y cantaba. ¿Qué clase de canto hacía? Él no estaba realmente siguiendo a su Guru. Cuando veía que algunas personas venían, gritaba: "¡Hare Krishna! ¡Hare Krishna!" La gente pensaba: "¡Oh, es un gran Vaiṣṇava!" Y le daban algo de dinero. El brahmachārī tomaba ese dinero y compraba paneer todos los días. Pretendía ser un Vaiṣṇava: se ponía un gran tilak, mostraba una gran mala, etc., pero en realidad lo que estaba haciendo era para su propio disfrute - él cantaba "Hare Krishna" por dinero. Él vivió de esta manera y pronto se volvió gordo y tenía una gran barriga.

 

Entonces, hubo algún problema en esa área. Hoy una casa fue robada, otro día otra casa, al día siguiente otra, y así sucesivamente. Había un ladrón en la zona que iba de casa en casa robando cosas. Un día, la casa de un hombre importante fue robada. El hombre rico fue al gobierno local, al municipio, y se quejó,

 

"Ustedes están en el gobierno, todos confiamos en ustedes. ¿Por qué hay robos cada día en diferentes casas? ¡Mi casa fue robada hoy!"

 

"Todos los policías y guardias de seguridad están tratando de atrapar al ladrón, pero no lo han encontrado", dijo el alcalde. "¿Tú has visto al ladrón?"

 

"Sí, lo vi. Cuando él entró en mi casa, escuché algo de ruido y me desperté. Yo lo vi."

 

"¿Qué aspecto tiene?"

 

"¡Él es muy gordo!"

 

Entonces, la policía empezó a buscar a un hombre gordo. Pronto vieron a un hombre sentado bajo un árbol, era muy grande y gordo (era el discípulo de Gurudev).

 

"¡Tú eres el ladrón! ¡Has estado robando de las casas! Le dijo el policía.

 

"No, no, no! Yo no he hecho nada! Yo no lo hice!"

 

"No, eres tú!"

 

El policía arrestó al hombre y lo llevó ante el alcalde (o el rey de esa zona). Hubo un juicio, y el juez encontró al hombre culpable. El castigo era la muerte - shul (শূল, empalamiento). ('Shul' es una especie de castigo que existía en India, también en el período británico. Significa que un cuerpo es traspasado siendo arrojado sobre un palo.) El rey anunció que el ladrón fue capturado y que sería castigado al día siguiente. Todo el mundo podía venir a ver el empalamiento.

 

Mientras tanto, el brahmachārī estaba sentado en la cárcel pensando: "Oh, ¿por qué no escuché a Gurudev?" Pero Gurudev dijo que si estaba en peligro, lo recordaría! Empezó a pensar en Gurudev, llorando y llamándole: "¡Oh Gurudev, por favor, protégeme! ¡Por favor, protégeme!". Gurudev vino inmediatamente. ¿Ven lo misericordioso que es Gurudev? Inmediatamente llegó a protegerlo.

 

"Te dije muchas veces: 'Ven conmigo', pero no me escuchaste y ahora te van a matar mañana. De todos modos, me has llamado y he venido a protegerte. Ahora escucha lo que voy a decirte: cuando te lleven al shul, iré contigo y les diré que quiero morir en tu lugar...”

 

"No, no, Gurudev!" dijo el discípulo rápidamente, "No es necesario que tú mueras. Yo hice mal, es mi culpa, así que yo debo morir!"

 

"¡Oye! Te dije, গুরুমুখ-পদ্মবাক্য চিত্তেতে করিয়া ঐক্য, guru-mukha-padma-vakya, chittete kariya aikya! (Haz que las enseñanzas de la boca de loto de Śrī Guru sean una con su corazón!) No me escuchaste la primera vez, y ahora tampoco me estás escuchando! Te estoy diciendo qué hacer. Si quieres ser rescatado, haz lo que te digo."

 

Al día siguiente, la policía llevó el brahmachārī al shul. Gurudev (un anciano con una barba blanca) caminaba cerca. Cuando estuvieron cerca del shul, Gurudev gritó,

 

"¡Esperen! ¡Yo voy a morir! ¡Déjenme morir en su lugar!"

 

"¿Quién es este hombre?" - preguntó el rey.

 

"Soy un astrólogo. Usted hizo este shul en un día muy bueno, y hoy es también un buen día. La persona que morirá en este shul irá a Vaikuṇṭha! ¡Déjame morir en lugar de él!"

 

"No. Yo hice este shul con mi dinero, y mi padre siempre está muy enfermo, él siempre dice: '¿Cuándo Krishna me llevará a Vaikuṇṭha? ¿Cuándo Krishna me llevará a Vaikuṇṭha?' ¿Por qué debería permitir que otra persona muera y vaya a Vaikuṇṭha? Voy a traer a mi padre en su lugar! ¡Salga de ahí!" Entonces el rey ordenó a la policía: "Saquen a esos hombres de allí. Llamen a mi padre."

 

En ese momento, Gurudev le dijo a su discípulo: "Ahora es el momento. ¡Vámonos!"

                    — · ~ · —

 

 

  Publicado originalmente en: http://scsmathinternational.com/guidance/2010/1006xx-SriGurusForgivingMercy.php

    Traducido por: Mohita Krishna das

 

Tags: 

Contenido relacionado: 

Artículos recientes

Subscribe to Artículos