La partida de Śrīla Haridās Ṭhākur

Por Su Divina Gracia, Om Viṣṇupād
Śrīla Bhakti Nirmal Āchārya Mahārāj
11 de Septiembre 2011

Hoy es un día muy bueno y afortunado para nosotros, hoy es el día nirjan de Haridās Ṭhākur (el día de su partida). En este día Mahāprabhu hizo un gran festival para Haridās Ṭhākur; en este día Haridās Ṭhākur dejó este mundo. En realidad, Haridās Ṭhākur está siempre con nosotros, él no dejó este mundo, sólo su cuerpo se fue.

Haridās Ṭhākur siempre pensaba en Mahāprabhu. Él nunca fue al templo de Jagannāth, pero cada día Mahāprabhu iba a verlo. Mahāprabhu iba primero al templo de Jagannāth, venía al bhajan kuṭīr de Haridās Ṭhākur, y luego iba al mar para bañarse. Esa era Su rutina diaria.

Haridās Ṭhākur siempre cantaba en voz alta. Cuando cantan en voz baja, sin mucho sonido, el resultado no es el mismo que cuando cantan en voz alta, cuando cantan en voz alta hay más resultado, y cuando cantan y bailan hay aún más resultado. Entonces, Haridās Ṭhākur cantaba en voz alta porque muchos pájaros, gatos, perros, árboles, etc., no pueden cantar, pero pueden escuchar alguna vibración, así que él pensaba que a través de escuchar el canto serían rescatados, serían beneficiados.

Todos los días, Haridās Ṭhākur cantaba tres lakhs (300.000) Nombres y sin terminar su canto no tomaba prasādam. Cada día el prasādam venía del templo de Jagannāth, y después que Mahāprabhu lo tomaba, Govinda (el sirviente de Mahāprabhu) llevaba los remanentes, lo que quedaba en el plato de Mahāprabhu, a Haridās Ṭhākur.

Un día Govinda fue donde Haridās Ṭhākur con el prasādam, pero escuchó que Haridās Ṭhākur estaba cantando en voz muy baja. Él dijo: “Prabhu, he traído prasādam”. Haridās Ṭhākur pensó, “Hoy no pude terminar de cantar en mis cuentas, mis 300.000 Nombres, ¿cómo voy a tomar prasādam? Al mismo tiempo, Mahāprabhu ha enviado Su prasādam, así que ¿cómo puedo rechazarlo?” Él había prometido que sin terminar de cantar en sus cuentas, no tomaría prasādam, pero debido a que Mahāprabhu había enviado Su prasādam, no podía rechazarlo. Él tomó un poco, una o dos pizcas, y le dijo a Govinda que regresara.

Cuando Govinda regresó, le contó a Mahāprabhu lo que había pasado, pensando que tal vez Haridās Ṭhākur tenía algún problema, o quizás estaba enfermo.

Cuando Mahāprabhu fue a verle más tarde, le preguntó: “Haridās, ¿cuál es tu enfermedad?” Haridās Ṭhākur respondió: “অসুস্থ নয় মোর শরীর, অসুস্থ হয় মোর মন, asustha naya mora sarira, asustha haya mora mana”. Esto significa: “Mi salud está bien, mi cuerpo no está enfermo, sólo mi mente está enferma”. (Nuestra mente está siempre enferma, siempre nos perturba, nuestro problema es que siempre seguimos a nuestra mente).

Mahāprabhu se sorprendió al escuchar esto. Entonces, Haridās Ṭhākur le suplicó a Mahāprabhu,

“Prabhu, quiero pedirte una cosa. Yo te ruego sólo una cosa. Por favor, ¿me lo concederás?”.

“¿Qué quieres pedirme? Cuéntame primero”.

“Prabhu, he visto a muchos de Tus Pasatiempos”,—por edad Haridās Ṭhākur era mayor que Mahāprabhu (en ese momento Mahāprabhu tenía entre cuarenta y ocho o cuarenta y siete años de edad y Haridās Ṭhākur era un anciano)—“Tú me has mostrado cómo naciste, cómo jugaste como un niño, cómo creciste. Tú me has mostrado todos Tus Pasatiempos, pero queda un līlā más que yo no quiero ver. Creo que no vas a quedarte mucho tiempo más, pero no quiero verte ir antes que yo, mis ojos no podrán soportar ese tipo de Pasatiempo. Por favor, dame permiso para irme antes que ti. Te lo ruego, quiero dejar mi cuerpo ante Tu”.

“Sí, Haridās, eres un devoto de Kṛṣṇa, y cuando un devoto del Señor Kṛṣṇa pide algo, Él siempre cumple su deseo, pero…”

Tan pronto como Haridās Ṭhākur escuchó: “Pero...”, se postró a los pies de loto de Mahāprabhu y le rogó, “¡Prabhu, por favor, no digas nada más!” Se levantó para cubrir la boca del Señor con su mano: “Por favor, no digas nada, Prabhu no me des ninguna māyā, no crees ningún apego”.

Con lágrimas en los ojos, Haridās Ṭhākur rogó, “Prabhu, quiero irme antes que tu. Por favor dame Tu permiso. Por favor permíteme que haga eso. Por favor, concédeme este único deseo. Antes de morir, quiero ver Tu cuerpo, Tu rostro, con mis ojos; quiero mantener Tus pies de loto sobre mi pecho, en mi corazón; y con mi boca, voy a cantar Tu Nombre, ‘¡Śrī Kṛṣṇa Chaitanya! ¡Śrī Kṛṣṇa Chaitanya!’ Este es mi deseo, mi último deseo. Por favor, Prabhu, deja que me vaya antes que tu. Te lo suplico”.

“Kṛṣṇa cumplirá tu deseo, pero ¿cómo voy a dejarte? ¿Sabes por qué he venido aquí, tú eres Nāmāchārya Haridās. He realizado todos Mis pasatiempos contigo, así que ¿cómo voy a continuar Mi līlā sin ti?”.

“Prabhu, no te preocupes. Soy menos que una hormiga, peor que un insecto, entonces ¿cuál es el problema si yo muero? Muchas personas, muchos asociados, seguidores vendrán a Ti, no te preocupes”.

Mahāprabhu se fue y cuando volvió al día siguiente, le preguntó a Haridās Ṭhākur, “¿Cuál es la noticia hoy?” Haridās Ṭhākur respondió: “Como desees, Prabhu...”

Mahāprabhu ordenó a los devotos hacer un parikramā alrededor de Haridās Ṭhākur con sankīrttan. Haridās estaba acostado, y Mahāprabhu y todos los devotos le estaban dando vueltas alrededor y cantaban. Entonces él cogió la mano de Mahāprabhu y lo sentó. Tomando las piernas de Mahāprabhu sobre su pecho, mirando a Mahāprabhu, llorando, Haridās Ṭhākur cantó tres veces, “Śrī Kṛṣṇa Chaitanya, Śrī Kṛṣṇa Chaitanya, Śrī Kṛṣṇa Chaitanya”, y con el Santo Nombre en sus labios su prana, su vida, se fue... Esta es una vida trascendental...
****************************************************************************************

Traducido por: Mohita Krishna das
Corregido por: Rohini Nandana das
Publicado originalmente en: http://scsmathinternational.com/guidance/2011/110911-WithdrawalOfHaridas...

Tags: 

Artículos recientes

Subscribe to Artículos