La Rendición de Gopeśvar Mahādev

Por Su Divina Gracia, Om Viṣṇupād
Śrīla Bhakti Nirmal Āchārya Mahārāj,
20 de Abril 2010

Gopeśvar Mahādev siempre permanece cerca del rasa-mañcha en Vṛndāvan (el lugar donde el rasa-līlā tiene lugar) porque el Señor le había dicho: “No es necesario que vayas a ninguna parte. Quédate conmigo.”

Incluso Lakṣmī Devī se queda afuera, en Belvan, pero Gopeśvar Mahādev siempre está en el rasa-mañcha. Siempre que vean el árbol Vaṁśīvata, deben recordarlo y mantenerlo en sus corazones. En el kīrtan Jaya Rādhe Jaya Kṛṣṇa Jaya Vṛndāvan cantamos, “Vaṁśīvata, dvādaśa-kānan: Todas las glorias al árbol Vaṁśīvata, donde Kṛṣṇa atrajo a todas las gopīs tocando Su flauta. Todas las glorias a los doce bosques de Vraja.” Vaṁśīvata está cerca del lugar donde permanece Gopeśvar.

Un día, Gopeśvar Mahādev quería ir al rasa-mañcha, pero Parvatī le preguntó:

“¡¿Cómo vas a ir? Tú eres un hombre! Sólo a las damas, a las gopīs, se les permite en el rasa-mañcha. No es que cualquiera puede entrar allí.”

“Por favor, dame un vestido de gopī entonces. ¡Me convertiré en una gopī!”

“Tú no sabes cómo usarlo, no sabes cómo usar las campanas tobilleras y tantas otras cosas. Yo te vestiré, no te preocupes.”

Parvatī siempre sirve a los devotos de los devotos, ustedes saben eso. Hay un verso en el Padma-purāṇa,

ārādhanānāṁ sarveṣāṁ viṣṇor ārādhanaṁ param
tasmāt parataraṁ devi tadīyānāṁ samarchanam

Cuando Parvatī le preguntó al Señor Śiva, “¿A quién debo adorar? ¿Quién es aquel cuya adoración es la más elevada?.” El Señor Śiva respondió: “Aunque los Vedas recomiendan la adoración de los semidioses, la adoración del Señor Viṣṇu es la mejor.” Al oír esto, Parvatī se puso muy triste. Ella pensó: “Yo siempre adoro al Señor Śiva, pero él dice que la adoración del Señor Viṣṇu es la mejor...” Entonces el Señor Śiva dijo: “Sin embargo, por encima de la adoración del Señor Viṣṇu está la adoración de los Vaiṣṇavas, que están relacionados con el Señor Viṣṇu.” Entonces Parvatī lo entendió y se quedó en paz.

Entonces, el Señor Śiva, vestido ahora como una gopī, le pidió a Parvatī, “Por favor, dame un poco de misericordia. Me voy al rasa-mañcha...”

“Te ves ahora como una gopī, pero ¿eres realmente una gopī?” Nos vestimos como un sannyāsī, vestimos como un devoto, pero tenemos que ser un devoto. Esto es muy importante. Si intentan lucir como una gopī, y creen que son los mejores, no entrarán allí. Sólo si sirven allí a una gopī—si van allí con este humor—entonces podrán entrar allí. Si piensan: “Voy a ir al templo y convertirme en el líder, me convertiré en el Guru.” Así no podrán servir allí; pero si quieren ser el polvo de los pies los Vaiṣṇavas, los grandes devotos—si se rinden totalmente de esta manera—entonces podrán entrar allí. De lo contrario no. Parvatī le enseñó esta lección al Señor Śiva, y es un ejemplo para todos nosotros.

Entonces, Parvatī le dijo a Śiva, “Si quieres ser una gopī, debes entregarte a una gopī, ¿Puedes hacer eso? ¿Podrás servir bajo su guía?”

“Sí, si me lo permites, si me das tu misericordia y me bendices, entonces puedo intentar mi mejor esfuerzo.”

El Señor Śiva entró en el rasa-mañcha en ese humor, y Kṛṣṇa comprendió quién había llegado. Pasó mucho tiempo hablando con él, todo el mundo podía ver que esta nueva gopī, era muy querida por Él, todos se preguntaban de dónde había venido y por qué Kṛṣṇa le estaba dando tanto honor. Algunas las gopīs mayores incluso la atacaron, “¡¿Quién eres?! ¿Cómo llegaste a este lugar?” Kṛṣṇa las apaciguó, “Ella tiene alguna cualidad, por eso sólo ella puede entrar en este rasa-mañcha.” Pueden entender entonces lo que es el poder de la rendición. Aquí es cuando Kṛṣṇa le dijo a Gopeśvar Mahādev, “No tienes que estar muy lejos. Quédate siempre conmigo.”

Es muy importante entender que sólo las almas rendidas, sólo aquellos que sirven bajo la guía de un gran Vaiṣṇava, bajo la guía de su Guru, pueden entrar en este līlā. Incluso Lakṣmī Devī no puede entrar allí; ella siempre se queda en Belvan, llorando. Ella no puede cruzar el río Yamunā para entrar allí.

Los seguidores de Nārāyaṇ a veces dicen, “Nārāyaṇ es muy majestuoso. Él no es como tu Kṛṣṇa que siempre pastorea y ordeña las vacas y depende de todo tipo de cosas.” Los devotos de Kṛṣṇa, por su parte, responden: “Tu Nārāyaṇ está sentado en Vaikuṇṭha en su Vyāsāsan y es muy grandioso, pero ¿por qué es entonces que Lakṣmī Devī lo dejó y está ahora llorando en la selva?”
****************************

Publicado en Inglés en:
http://scsmathinternational.com/guidance/2010/SAchM-100420-GopeshwarMaha...

Traducción: Mohita Kṛṣṇa Dās
Rohini Nandana Dās
Corrección: Ānanda Kṛṣṇa Dās

Tags: 

Contenido relacionado: