No Todo Lo Que Brilla Es Oro

 Por Su Divina Gracia, Om Viṣṇupād

Śrīla Bhakti Nirmal Āchārya Mahārāj

22 de Enero 2016

 

 

 En el distrito de Bardhaman, cerca de Durgapur, hay un pequeño pueblo llamado Mankar. En ese pueblo, había una vez un brāhmaṇa llamado Jīvan Chakravartī. Este Jīvan Chakravartī adoraba al Señor Śiva.

 

Había adorado al Señor Śiva durante mucho tiempo, cuando un día el Señor Śiva se le apareció por la noche y le preguntó:

 

“Jīvan, ¿qué quieres?”

 

“Mi hija ha crecido y necesito dinero para casarla”, respondió Jīvan Chakravartī.

 

“¿De dónde voy a conseguir dinero? Si quieres riqueza, ve a Vṛndāvan.”

 

“¿A Vṛndāvan? Ok, voy a ir. ¿A quién debería ver allí?”

 

“Debes ver a Sanātan Goswāmī.”

 

Así que, Jīvan Chakravartī fue a Vṛndāvan. Él comenzó a preguntar a algunas personas locales si sabían dónde estaba Sanātan Goswāmī, y alguien le dijo que vivía en Madan-Mohan en Dvādaśāditya-ṭilā. Jīvan Chakravartī llegó allí y vio un sādhu sentado y cantando su mālā (collar de cuentas). Él le preguntó:

 

“¿Sabe dónde vive Sanātan Goswāmī?”

 

“Soy yo.”

 

“¿De Verdad?”

 

“¿Por qué? ¿No me crees? ¿Quién te envió aquí?”

 

“¡El Señor Śiva!”

 

“¿Para qué el Señor Śiva te envió aquí?”

 

“Me envió aquí para conseguir riquezas.”

 

“¿Dónde podría yo tener riquezas?”

 

“Yo también estoy pensando en eso. En mi casa tengo un poco de plata, algunos objetos de bronce, pero tu ni siquiera tienes eso. Usas ropa sucia y tienes algunas ollas sucias, mejor me voy entonces, debe haber algún error...”

 

Cuando empezó a alejarse, Sanātan Goswāmī lo llamó,

 

“¡Oye, escucha! Hace un tiempo me bañaba en el Yamunā y encontré una paraśa-maṇi, una piedra de toque. Yo la tiré en algún lugar de la orilla del Yamunā. Puedes ir allí y buscarla.”

 

Jīvan Chakravartī fue a la orilla del Yamunā, pero no la pudo encontrar por ningún lado. Sanātan Goswāmī vino pronto y dijo: “Está bien, déjame ver. Trata de buscar por allí”. Jīvan Chakravartī encontró la piedra de toque tirada en medio de una basura. Él llevaba puesto un amuleto en su brazo y cuando tocó el amuleto con la piedra, instantáneamente se convirtió en oro. Estaba emocionado al principio, pero luego pensó: “Este sādhu tenía una cosa tan valiosa, ¿por qué la tiró en el Yamunā? ¡Probablemente tiene algo aún más grande! La gente tira cosas sin importancia y guardan las cosas buenas con ellos, entonces seguro que debe tener algo más”. Regresó con Sanātan Goswāmī,

 

“¿Por qué has venido de nuevo?” Sanātan Goswāmī le preguntó. “Tienes tu tesoro, llévatelo. Ahora lo tendrás todo, puede hacer que tu hija se case, puedes conseguir un coche, una casa, un montón de dinero, todo lo que quieras. ¡Vete!”

 

“Prabhu, tengo una pregunta.”

 

“¿Qué pregunta?”

 

“¿Qué clase de riqueza tienes tú? Si no consideras una joya de algún valor, entonces yo oro a tus sagrados pies para obtener un pedazo de esa clase de riqueza que tienes.”

 

“¿Vas a tomar esa riqueza?”

 

“Sí lo haré.”

 

“Tira la piedra.”

 

Jīvan Chakravartī la tiró. Sanātan Goswāmī le dijo que extendiera sus manos y colocó una mālā en sus manos, diciendo: “Quédate aquí en Vṛndāvan”. Todo continuó bien en su casa y su hija se casó, no hubo ningún problema con el dinero. ¿Quién organizó todo? El Señor lo hizo. El Señor es el Amo y dice: “Si piensas en Mí, Yo voy a pensar en ti”. Por lo tanto, si siempre piensan en el Señor, entonces podrán ver que el Señor provee todo.

               _______________________________

 

 

 Publicado en: http://scsmathinternational.com/guidance/2016/160122-AllThatGlittersIsNotGold.php

   Traducción y corrección: Mohita Kṛṣṇa Dās, Rohini Nandana Dās

 

Tags: 

Contenido relacionado: 

Artículos recientes

Subscribe to Artículos