Rechazado y Desanimado?

Por Su Divina Gracia, Om Viṣṇupād
Śrīla Bhakti Nirmal Āchārya Mahārāj
6 de Abril 2013, Śrī Puri Dhām

Pregunta: Hoy estuvimos cerca del lugar de Chhota Haridas y oímos la historia de Chhota Haridas. Tengo una pregunta: Mahāprabhu lo rechazó a pesar de que no hizo nada muy malo, y entonces hoy sentí un poco de miedo pensando en cuál es mi posición...

Mahāprabhu no lo rechazó. Mahāprabhu es el maestro - para darnos un ejemplo a todos, Él castiga a Su propio personal.

Gurudev también me dijo: "¡Fuera de aquí!" Una vez, me fui y regresé en media hora diciendo: "Gurudev, necesito algo de dinero para el edificio", pero él dijo "Puedes vender tu riñón!" Esto es lo que me dijo Gurudev, pero tú crees que me rechazó? Él me dijo que me fuera, y yo me fui por media hora, pero después de media hora regresé. Gurudev pensó, "Yo lo estoy castigando, le estoy dando este castigo - Quiero ver cuánto puede tolerar, quiero ver si puede quedarse conmigo. Si le digo que se vaya y él se va, entonces él no es mi hombre". Puedes entender esto fácilmente...

Gurudev dijo en mi presencia y en frente de todos, "Yo puedo castigar a una sola persona, [él dijo mi nombre]. Si yo reprendo a otra persona, huirán, pero si yo lo regaño a él, sé que no va a huir..."

Pregunta: Cuanto más me involucro en el servicio, más malas cualidades veo en mí mismo, y me siento desanimado... ¿Qué debo hacer?

Si puedes ver tus malas cualidades, eso es un buen síntoma. En general, pensamos que somos muy puros: tal vez, nadie puede ver tu falta, pero Krishna puede verla. Lo entiendes? Si pensamos que somos muy puros, que somos grandes Vaishnavas, que lo sabemos todo, esta es nuestra mala cualidad y es un gran problema. Mientras tengas algún apego material no obtendrás alivio. Has oído la historia de Indra y Brahma, no es así? Hay también una historia acerca de Satyakam y Jabala.

Había una vez un niño pequeño llamado Satyakam ("Satyakam" significa "el que siempre dice la verdad, satya"). El nombre de su madre era Jabala. Un día, Satyakam fue con su madre y le dijo:

"Madre, tú trabajas tan duro, vas a muchos lugares por mí... Si me das permiso, puedo ir mañana a la casa de Gurudev - He oído que hay un Guru genuino, su nombre es Gautam Goswāmī. Puedo ir a su templo, gurukul, y quedarme allí..."

"Sí, puedes ir mañana, no me importa", dijo su madre Jabala.

"Madre", dijo Satyakam, "Voy a ir allí, pero cuando Gurudev me vea, me va a hacer muchas preguntas... ¿Cuál es el nombre de tu padre? ¿Cómo se llama tu madre? ¿Dónde está tu casa? y así."

"Puedes responder que el nombre de tu madre es Jabala, tu casa está en este pueblo."

"Yo sé que el nombre de mi madre es Jabala y mi casa está en este pueblo, pero ¿quién es mi padre? Nunca me has dicho el nombre de mi padre."

"Debes decirle a tu Guru la verdad."

"¿Cuál es la verdad?" preguntó Satyakam.

"Yo trabajo para mucha gente, sirvo y me relaciono con diferentes hombres, por lo que no sé quién es tu verdadero padre..."

Al día siguiente Satyakam fue al ashram de su Gurudeva.

Cuando Gautam Goswāmī lo vio, le dijo: "Pareces un joven brahmana muy agradable... ¿Quién es tu padre? ¿Quién es tu madre?" Le hizo muchas preguntas, y Satyakam respondió: "El nombre de mi madre es Jabala, mi casa está ahí, pero, Gurudev, no sé el nombre de mi padre. Mi madre me dijo que estuvo trabajando y sirviendo a muchas personas, ella no sabe quién es mi verdadero padre y yo tampoco lo sé". Su Guru, Gautam Goswāmī, se sorprendió, "¿Quién puede decir la verdad así? Su nombre es Satyakam y él realmente dice la verdad." Y le dijo al chico, "No voy a esperar para darte la iniciación. Trae un poco de madera y el cordón de brahmana, te daré la segunda iniciación ahora, no voy a postergarlo ni un momento."

Entonces, Gautam Goswāmī le dio iniciación a Satyakam. Después de su iniciación, Satyakam ofreció obediencias a su Guru y le preguntó: "Gurudev, usted me ha dado iniciación, pero puede ahora darme algún servicio? ¿Cómo puedo hacerle feliz? Por favor dígame, qué servicio puedo hacer para complacerle?" Gurudev se sorprendió aún más, "Muchos brahmachārīs, muchos sannyāsīs permanecen en el templo, pero ellos quieren su propia felicidad, no piensan en la felicidad de su Gurudev. Nadie aquí piensa en cómo hacer feliz a su Guru, cómo es que este pequeño niño de nueve años piensa así?!" Luego le dijo a Satyakam,

"Satyakam, quieres hacerme feliz? Tengo cuatrocientas vacas, pero nadie está pensando en ellas, todos siempre están pensando en la leche y el chhana (paneer: queso)... Puedes hacer feliz a las vacas?"

"Sí, Gurudev," dijo Satyakam, "yo puedo servir a las vacas. Con su permiso puedo llevarlas a pastar en el campo."

"Sí, haz eso", contestó su Gurudev.

"Pero me gustaría pedirle algo. Permítame que no regrese hasta que pueda aumentar el número de las vacas de cuatrocientas a mil. Voy a criar mil vacas y luego regresaré a su ashram."

Gautam Goswāmī estuvo contento con eso, y Satyakam se llevó a las vacas a los campos para pastar. Comenzó a esperar hasta que haya mil vacas. Un día había cuatrocientas cinco vacas, luego cuatrocientas seis, y así sucesivamente. De esta manera, después de unos años hubo mil vacas y Satyakam comenzó su camino de regreso al ashram de Gurudev.

Satyakam caminaba todo el día y se quedaba bajo un árbol para pasar la noche, y cada noche diversos semidioses se le acercaron. Una noche, vino el semidiós del aire, otra noche el semidiós del fuego, y luego del sol, de la luna, etc. Muchos semidioses vinieron y le dieron divya-jnan, iluminación, mucho conocimiento.

Para el momento en que Satyakam llegó al ashram de su Guru, se había vuelto muy excelso, y divya-jyoti, una refulgencia divina, provenía de su cuerpo. Cuando llegó al ashram y su Gurudev lo vio, se sorprendió, "Satyakam! Te has vuelto un muchacho tan grande! He estado esperando por ti! Me estoy volviendo viejo y he estado esperándote durante muchos años. ¡Estoy muy feliz de verte!" Mirando a su discípulo, el Guru le preguntó: "¿Cómo aprendiste tantas cosas? Has estado solamente haciendo seva (servicio) a las vacas... ¿Quién te enseñó todo esto?" Satyakam le contó todo a su Guru y agregó al final, "Gurudev, pero esto no es suficiente. Quiero aprender algo de ti."

Entonces, Gautam Goswāmī le enseñó el Śrīmad Bhagavatam y Satyakam se volvió un gran Vaishnava. Poco después de eso, el Guru dijo: "Ahora mi deber ha terminado, me voy a mi lugar..." y se fue, convirtiendo a Satyakam en el āchārya de su ashram. Entienden? Quién se convirtió en un guru? El hijo de una prostituta. ¿Y quién es el Guru? Un vaquerito.

... Muy bien, hoy hemos hablado muchas cosas, muchas historias - podríamos continuar toda la noche y todo el día... Aunque es muy bueno que hemos tenido este poco de tiempo . No sabemos si estaremos vivos mañana, si vamos a existir en este cuerpo, pero no debemos desperdiciar nuestro tiempo, siempre debemos utilizar el tiempo para el servicio al Guru, para cantar el Santo Nombre. Han oído la historia del Śrīmad Bhagavatam acerca de Khatvanga Mahārāj? ¿Cuántos minutos tenía de vida? Un momento (cuarenta y ocho minutos).

Una vez, los semidioses y los demonios estaban peleando y los semidioses ganaron la guerra. Después de la guerra, los semidioses le dijeron a Khatvanga Mahārāj,

"Hemos ganado la guerra con tu ayuda, tú estuviste allí con nosotros, así que queremos darte alguna bendición. Qué te gustaría obtener?"

"Si quieren darme una bendición, está bien, les diré más tarde, pero ustedes son semidioses, pueden decirme cuántos días de vida me quedan?" contestó Khatvanga Mahārāj.

"O Khatvanga Mahārāj, tu vida es de solo un momento más..."

"Sólo un momento? Cuarenta y ocho minutos?! No voy a pensar en nada - estoy rindiendo mi mente, mi corazón, mi todo a los pies de loto de Hari."

Khatvanga Mahārāj fue muy afortunado porque sabía que su vida era de solo un momento, pero nosotros no sabemos cuántos días, cuántos minutos más viviremos - puede ser un minuto, pueden ser dos minutos, o dos años. Nosotros no lo sabemos...
· · • • • · ·

Traducido por: Mohita Krishna das
Publicado originalmente en: http://www.scsmathinternational.com/guidance/2013/130406-RejectedDejecte...

Tags: 

Artículos recientes

Subscribe to Artículos