Reformando a Otros

Por Su Divina Gracia, Om Viṣṇupad Śrīla Bhakti Nirmal Āchārya Mahārāj

12 de Mayo 2012

 

Bhakti Dayita Mādhav Mahārāj era una persona muy fuerte. Cuando sonaba la campana  para el prasādam, todos los brahmachārīs estaban allí y la sala estaba llena. Mādhav Mahārāj pensó: “¡Cuando doy conferencias sólo cinco o seis brahmachārīs están ahí, pero cuando es hora de prasādam hay veinte!”. Entonces fue a la sala de prasādam, se sentó en su vyāsāsan y tomó el Chaitanya-charitāmṛta: “Tomen prasādam y yo leeré para ustedes”. Los discípulos estaban tímidos. Así era Mādhav Mahārāj.

 

Una vez, alguien le dijo a Śrīla Bhakti Siddhānta Saraswatī Ṭhākur, “Prabhupād, ¡aquel hombre fuma!”, “Ok, no hay problema, vete”. Más tarde él mismo Prabhupād compró bidis (cigarrillos Hindúes), y cuando fue a dar la clase los guardó en su bolsillo. Prabhupād llamó al devoto,

 

-“Prabhu, ven aquí. Sé que tú fumas y que tomas dinero de tu casa, pero el dinero de tu casa es māyā, no lo uses. Voy a darte cigarrillos en vez de eso”

 

-“¡A partir de mañana no voy a fumar nunca más!”

 

El hombre estaba avergonzado. De esta manera Prabhupād cambiaba a las personas...

Prabhupād iba a menudo a Mayapur, en Nabadwīp había demasiados aul, baul, y muchas otras cosas malas y algunas veces le lanzaban ladrillos a Prabhupād, torturándolo... Una vez un Goswāmī, un brāhmaṇa smārtavadi, vino a verlo en Mayapur. Prabhupād había estado hablando con él por un tiempo muy largo, cuando llegó una mujer—ella no era bonita, era de complexión oscura y de un aspecto no tan saludable; fue iniciada por Prabhupād y limpiaba los platos, barría y hacía otros servicios en el templo. La mujer llamó a Prabhupād, regañándolo cariñosamente, “Ṭhākur Masai, ¡ha estado hablando durante tanto tiempo! Ahora tome prasādam”. (Ella no lo llamaba “Gurudev” o “Prabhupād”, sino que cariñosamente lo llamaba Ṭhākur Masai.) Cuando ella se fue, el brāhmaṇa le preguntó a Prabhupād,

 

“¿Quién era esa mujer?”

 

Prabhupād nunca diría: “Esta persona es mi discípulo”, por lo que él respondió: “Es una devota del templo. Ella sirve aquí, hace mucho servicio”...

 

“¿Qué le trajo?”

 

“Prasādam”.

 

“¡¿Prasādam?! ¡¿Va a tomarlo de su mano?! ¡Pero ella lo ha tocado!”

 

“Sí, todos los días lo tomo de su mano. Si tú me lo das hoy, puedo tomarlo de ti también. En general, eres un brāhmaṇa, y no puedo tomar prasādam de ti, pero hoy puedo tomarlo también de ti”

 

Él respondió de esta manera, cortando su brāhmaṇismo...

 

Publicado en Inglés en: scsmathinternational.com

 

Traducción: Mohita Kṛṣṇa Dās

                     Rohini Nandana Dās

Corrección: Ānanda Kṛṣṇa Dās

Tags: 

Artículos recientes

Subscribe to Artículos