Riqueza Incalculable

Por Su Divina Gracia, Om Viṣṇupād
Śrīla Bhakti Nirmal Āchārya Mahārāj
22 de Enero 2012
Nandigram (Andhra Pradesh, Sur de India)


Puedo contarles una historia de Bengala.

Hace muchos años, había un brāhmin llamado Jīvan Chakravartī. Él adoraba al Señor Shiva - siempre meditaba en él, siempre lo adoraba. Un día, el Señor Shiva se puso muy feliz con su meditación y le preguntó a ese brāhmin,

"Oh, Jīvan Chakravartī, ¿qué deseas?"

"Oh Señor, mi hija tiene veinte años, es tiempo de que ella se case, pero es necesario dar alguna dote. Por eso quiero algo de dinero... Por favor, ¿puedes darme alguna riqueza?" Respondió Jīvan Chakravartī.

"Yo no tengo riquezas" - dijo el Señor Shiva - "pero puedes ir a Vṛndāvan. Sanātan Goswāmī vive allí, él puede darte una riqueza apropiada. Puedes ir y pedirle."

En aquellos días, no había automóviles, ni autobuses, ni trenes - Jīvan Chakravartī caminó hasta Vṛndāvan. Cuando llegó a Vṛndāvan, le preguntó a un brāhmin pobre que estaba sentado en la calle,

"¿Sabe dónde vive Sanātan Goswāmī?"

"Yo soy Sanātan Goswāmī," respondió el brāhmin.

Jīvan Chakravartī estaba sorprendido. Pensó: "Yo soy un hombre pobre, pero este hombre no tiene nada. No tiene casa, vive bajo un árbol. No tiene un vaso, no tiene un plato - todos sus utensilios están hechos de barro... ¿Cómo puede este hombre darme riqueza? Es aún más pobre que yo! Debo haberme equivocado de persona." Entonces le dijo a Sanātan Goswāmī: "He venido a ti por riqueza, pero viéndote creo que debo haber cometido un error." Se volvió y comenzó a alejarse.

De repente, Sanātan Goswāmī lo llamó: "¡Oh, ya recuerdo!" El otro día, cuando me bañaba en el Yamunā, encontré un trozo de piedra de toque. Yo la arrojé en algún lugar en la arena en la orilla del Yamunā. Puedes llevarte esa piedra de toque y convertirte en un hombre rico - podrás organizar el matrimonio de tu hija, conseguir una casa y cualquier otra cosa que desees."

Jīvan Chakravartī fue a la orilla del Yamunā y encontró la piedra de toque, pero de repente pensó: "¿Por qué este hombre lanzó una piedra de toque en el Yamunā? Tal vez tenga algo más valioso que eso... Quiero preguntarle". Por lo tanto, Jīvan Chakravartī volvió de nuevo con Sanātan Goswāmī.

"¿Por qué has vuelto?" – le preguntó Sanātan Goswāmī. "Ya tienes tu piedra de toque. Vuelve a tu casa, serás rico."

"Tengo una pregunta para usted... Tal vez tiene algo más valioso ¿Qué es lo valioso que tiene como para tirar una piedra de toque? ¿Puede darme algo más valioso?"

"¿Quieres esa riqueza? Puedo dártela, pero primero debes lanzar esta piedra de toque en el Yamunā."

Jīvan Chakravartī arrojó la piedra de toque, y Sanātan Goswāmī le dio cuentas para cantar.

Al final, su familia se hizo rica y su hija consiguió un buen marido. No era necesario que él arreglara nada - Krishna arregló todo para ellos.

Krishna dijo: "Si piensas en Mí, Yo pensaré en ti, pero si siempre estás pensando en ti mismo, ¿por qué debería ayudarte entonces?" Es necesario rendirse completamente al Señor...
— • :: • —

Tags: 

Artículos recientes

Subscribe to Artículos