Aparición de Mahavishnu Avatar Sri advaita Acharya

Miércoles, 24 Enero 2018 - 2:30am

Advaitacarya era un gran erudito y el mayor entre los seguidores de Sri Caitanya Mahaprabhu. Él apareció en Navagrama, en Sri Hatha, en la provincia oriental de Bengala, y residía en Santipura. En términos ontológicos, Sri Advaitacarya es el avatara de Mahavisnu, quien crea el cosmos material mediante la acción de Su energía ilusoria. Advaitacarya fue el devoto que encarecidamente invitó a Sri Caitanya Mahaprabhu para que descendiera como el yugavatara, con la finalidad de cuidar del bienestar de todas las almas. Él comenzó a adorar al Señor con agua del Ganges y hojas de Tulasi, e invocó Su gracia orando: “¡Oh Señor! Por favor, ven y libera a esta gente. Ha llegado el momento de aliviarlos mediante la distribución del dulce nombre de Krsna. ¡Ven, mi Señor! ¡Ellos están tan necesitados!” De este modo, Advaitacarya, implorando por la causa de las almas caídas, atrajo a Sri Caitanya Mahaprabhu. Por supuesto que había llegado el tiempo para el advenimiento del yugavatara, la encarnación para esta era, pero aun así, Advaitacarya llevó a cabo la tarea de invitar y darle la bienvenida a Sri Caitanya Mahaprabhu.

El advenimiento de Sri Caitanya

Cuando el Supremo Señor estaba a punto de aparecer, Advaita sintió en su corazón: “Mi plegaria será complacida. ¡Él viene!” Finalmente, descubrió que Sri Caitanya Mahaprabhu, la Suprema Personalidad de Dios mismo, había aparecido en la casa de Sri Jagannatha Misra y Sacidevi como su hijo recién nacido, Nimai Visvambhara. Y así, Advaitacarya fue a ofrecer al niño y a sus padres los debidos respetos en el divino día del advenimiento.

Cuando ya había crecido un poco, Sri Advaita Prabhu vino a ofrecer reverencias a los pies del niño, Nimai. Sacidevi, la madre de Nimai, se estremeció: ¿Qué hace? Usted es un viejo pandita, un erudito védico. ¡Si usted muestra esta clase de respeto a mi muchacho estropeará Su futuro! ¿Qué hace?” Se dice que cuando Advaitacarya postraba la cabeza ante una Deidad, la estatua se hacía pedazos si era falsa, si no estaba allí la auténtica presencia del Señor. Pero en este caso, cuando Advaita puso su cabeza a los pies del niño, Nimai colocó un pie sobre la cabeza de Advaitacarya. Todo el mundo quedaba pasmado y se preguntaba: “¿Qué clase de poder espiritual tiene este niño? Un gran devoto tan erudito y mayor como Advaita se ha postrado ante Él y el niño ha colocado un pie sobre su cabeza, ¡pero al niño no le ha pasado nada! ¿Quién es ese niño?”

El Volcan de Amor Divino, Parte 1, Por Su Divina Gracia Śrīla B.R. Śrīdhar Dev-Goswāmī Mahārāj

 

Event type: 

Tags: 

Artículos recientes

Subscribe to Artículos