Desaparición de Srila Devananda Pandit

Martes, 1 Enero 2019 - 6:30am

Devoto: Nuestro Guru Maharaja, Srila Svami Maharaja Prabhupada, solía decir que athatho significa: “Ahora que hemos llegado a la forma humana de vida”, “después de llegar a la forma humana de vida”.

Srila Śrīdhara Maharaja: Pero la sola forma humana de vida no es suficiente. Sat-sanga, es necesario, sad-guru caranasraya. Alguien que ha recibido la gracia de un sadhu puede tener ese néctar, mientras que, ya ‘o pada bhagavata vaisnavera sthane, aun un brahmana puede no estar calificado para recibir el Bhagavatam. Sriman Mahaprabhu dijo: “Ve donde un vaisnava, de él obtendrás la perspectiva real del Bhagavatam y sabrás cómo aproximarte a éste”.

Devananda Pandita, un brahmana verdadero de reconocida erudición, era un “profesor” del Bhagavatam. Muchas personas salían venir a escuchar de él. Pero aunque era un escolástico su perspectiva era la de la escuela de Sankara.

Srivasa Pandita también vivía en el mismo pueblo pero era un experto en las explicaciones verdaderas sobre el Bhagavatam.

Mahaprabhu dijo de repente un día: “¡Oh! Ese Devananda Pandita enseña el Bhagavatam a tantos estudiantes, pero él mismo no conoce su verdadero significado. Él está distribuyendo veneno en el nombre del Bhagavatam. ¡Iré allí y haré pedazos sus libros!” Inspirado un día por esto, Mahaprabhu corrió de repente hacia ese lugar, pero Srivasa Pandita y tal vez otros, lo detuvieron diciéndole: “No, no, esto no será bien visto en Ti”.

De alguna forma, otro día, Mahaprabhu se encontró a Devananda Pandita y le dijo: “Tú estás enseñando Bhagavatam a tus estudiantes, pero tú no sabes qué está allí en el Bhagavatam. Tú mismo no sabes qué néctar está allí”.

De una manera burlesca Mahaprabhu le dijo:

paripurna kariya ye saba jane khaya

tabe bahirddese giya se santosa paya

Caitanya-bhagavata, Madhya 21. 73

 

“Cuando uno ha comido y tiene el estómago lleno va a una letrina, mientras pasa el excremento siente algún alivio, pero ¡tú ni siquiera has conseguido esa clase de exiguo placer! En el Srimad-Bhagavatam hay tan elevado néctar, tan elevado sabor, pero tú, como un ruin seguidor con tu mente mal intencionada, te aproximas al Bhagavatam y lo enseñas de una manera contaminada. ¿Qué sabes tú del Bhagavatam?”

En otra ocasión, Srivasa Pandita vino a escuchar el Bhagavatam de la tol, escuela sanscrita de Devananda. Mientras Devananda estaba pronunciando los slokas, Srivasa los iba entendiendo a su propia manera ocasionando así que muchos sentimientos afloraran en él; algunas veces derramaba lágrimas y otras veces temblaba. Devananda Pandita le dijo a sus estudiantes: ¡Oh! Ese hombre ha venido a perturbarnos con todos esos bajos sentimientos, ¡sáquenlo!” De esta manera, sus estudiantes tomaron a Srivasa Pandita y lo llevaron fuera; pero esto enfureció a Mahaprabhu.

Después, un íntimo devoto de Mahaprabhu, Vrakresvara Pandita, vino casa de Devananda. Él tuvo una conversación privada con Devananda y Devananda fue convertido; “Sí, yo no sabía que tales significados pudieran encontrarse en el Srimad-Bhagavatam. Yo estaba influenciado por las enseñanzas de Sankaracarya que Brahman lo es todo y por lo tanto consideraba a estos tópicos del Bhagavatam como saguna o bajo la influencia de maya”. Así, cuando Mahaprabhu después de cinco años de sannyasa vino de nuevo a visitar esta área, Kuliya, aquí en Navadvipa-dhama, Devananda cayó a sus pies llorando: “¡He cometido tan grandes ofensas!”

Mahaprabhu dijo: “Si, pero tú has cometido no solo ofensas en contra mía sino de Srivasa pandita. Ve y pídele perdón y serás absuelto de tus ofensas”.

kuliya-gramete asi sri Krsna-caitanya

hena nahi, ya re prabhu na karila dhanya

Chaitanya-bhāgavata, Antya 3.541

 

De esta forma Capala Gopala y muchos otros que habían hecho tan malos comentarios acerca de la conducta de Sri Caitanyadeva, vinieron diciendo: “No podemos comprender tu destacada personalidad y superioridad, por esto hemos cometido, sin saberlo, muchas ofensas en contra tuya. Por favor perdónanos”.

Mahaprabhu los perdono diciéndoles: “¡Oh, no, no, no hay ninguna ofensa, todo está bien! Vayan en paz ahora”.

Así también, en el caso de la lectura del Srimad-Bhagavatam existe la cuestión de adhikara y sat-sanga. Aun un brahmana puede no tener la cualificación adecuada para entenderlo, qué decir de enseñar las Escrituras. Solo sadhu-sanga; la asociación de un buen Maestro es el requisito para entender la sastra.

 

Artículo suministrado por Vrajeshwar Das

Event type: 

Tags: 

Artículos recientes

Subscribe to Artículos