Yoguini Ekadasi

Lunes, 9 Julio 2018 - 4:30am

Ayuno de granos.

(*) El día puede variar de acuerdo a su localidad, consulte a las autoridades locales.

Recomendaciones de Srila Bhakti Sundar Govinda Dev-Goswami Maharaj para cumplir Ekadasi

(De una carta a Sripad Janardana Maharaj, 28 de Junio 1999)

En Ekadasi todas las frutas y raíces pueden ser tomadas, a excepción de la remolacha, zanahorias y tomate. Tampoco es bueno comer espinaca, col (repollo), ni lechuga. En ninguna parte se menciona el coliflor porque no existía en esos tiempos, pero vimos que Srila Guru Maharaj lo permitió. También es aceptable la calabaza (auyama), calabacín y otras clases de calabaza. Después de todo, las raíces y las frutas son el estándar, así habrá que considerar lo que sea bueno. Sobre las especies en Ekadasi, Srila Guru Maharaj dijo: “raíz de jengibre, comino, pimienta negra ¡y nada más!”.

De hecho, en Ekadasi simplificaremos nuestra comida, no tomaremos ni mucha cantidad ni mucha variedad. Generalmente un subji, algo de tapioca, un poco de chana (queso fresco de leche) o leche, quizás algunas badam bhaja (nueces), y frutas. Ese es el estándar.

Tuyo afectuosamente

Swami B.S. Govinda

 

 

Historia:

Maharaja Yudhisthira dijo: Oh, Supremo Señor!, Yo he escuchado las glorias de Nirjala Ekadasi que ocurrió durante la quincena del mes de Jyestha.  Ahora yo quiero escuchar acerca del Ekadasi que ocurrió duran­te la quincena del mes de Asadha (Junio- Julio) amistosamente descríbelo a mí en detalle, Oh destructor del demonio Madhu.

La Suprema Personalidad de Dios dijo: Oh, Rey!, Yo podré decirte acerca del mejor de todos los días de ayuno el Ekadasi que viene durante la parte del mes de Asadha. Famoso como Yogini Ekadasi, este remueve toda clase de reacciones pecaminosas y otorga la libe­ración Suprema. Oh, mejor de todos los reyes!, este Ekadasi libera a las personas quienes están sumergidas en el vasto océano de la existencia mate­rial y los transporta al mundo espiritual. En todos los tres mun­dos este es el principal de todos los sagrados ayunos. Yo voy a revelarte esta verdad a ti con una historia referida en los Puranas.

El Rey de Alakapuri Kuvera el tesoro de los semidioses era un firme devoto del Señor Siva, él empleó a un sirviente llamado Hema­mali como su personal jardinero. Hemamali un Yaksa era muy lujurioso atraído por su deslumbrante esposa, Svarupavati, quien tenía unos largos y encantadores ojos. Su deber diario era visitar el lago Manasarovara y llevaba flores para su maestro Kuve­ra, quien estaba entonces dedicado a la adoración del Señor Siva. Un día después de recoger las flores, Hemamali fue a su esposa en vez de retornar directamente a su maestro y completar su deber.
Absorbido en el amor con su esposa, el olvido regresar a la morada del Señor Kuvera.

El Rey Kuvera empezó a adorar al Señor Siva en su palacio y de pronto descubrió que allí no habían flores listas para el puja del medio día. Por la falta de esas flores, el gran semidios se enfureció y le preguntó a un mensajero Yaksa: por qué no ha venido el corazón sucio de Hemamali con las ofrendas diarias de flores? anda averigua la exacta razón y tráemelo en persona.

El Yaksa regresó y dijo a Kuvera Oh querido Señor Hemamali está divirtiéndose libremente con su esposa.
Kuvera se puso extremadamente furioso cuando  escucho esto y lo llamó indignado ante El, sabiendo que Hemamali se había retrasado y estaba perdiendo tiempo. Hemamali se aproximó a su maestro con gran miedo. El jardinero primero ofreció sus reverencias y entonces permaneció parado ante el Señor, Los ojos de su Señor se habían vuelto rojos de la ira y sus labios temblaban: Hemamali, Oh, pecaminoso pícaro!, Oh, destructor de los principios religiosos!, tú eres un ofensor de los semidioses yo entonces te maldigo de sufrir de blanca lepra y así estarás separado de tu amada esposa. Solo mereces un gran sufrimiento. Oh, tonto!, de bajo nacimiento deja este lugar inmediatamente y recurre tú mismo a los planetas bajos.

Y así Hemamali se contrajo una terrible afección lepra blanca. El despertó en una denso y tenebroso bosque donde no había nada para comer ni beber. De esa forma el pasó sus días en miseria incapaz de dormir toda la noche por pasar pena. El sufrió en ambas estaciones invierno y verano, pero porque el continuó la adoración al Señor Siva fielmente su conciencia permaneció pura y firme.
Después vagando por algún tiempo de aquí por allá alrededor de montañas y pasando llanuras Hemamali eventualmente fue al vasto Himalaya. Allí él tuvo la gran fortuna de encontrar al gran Santo Markandeya Rsi el mejor de los ascetas, quien la dura­ción de su vida equivalía a 7 días de Brahma.

Markandeya estaba sentado pacíficamente en su Asrama que pare­cía refulgente como el segundo Brahma. Hemamali sintiéndose muy pecaminoso se paró a una distancia del magnífico sabio y ofreció sus humildes reverencias y oraciones. Siempre interesado en el bienestar de otros Markandeya vió al leproso y lo llamó: Oh, tú qué tipo de semilla pecaminosa has hecho ganarte esta terrible aflicción?

Escuchando esto Hemamali respondió. Querido Señor yo soy un sirviente Yaksa del Señor Kuvera y mi nombre es Hemamali. Era mi servicio diario recoger flores del lago Manasa­ravara para llevárselas a mi maestro adorador del Señor Siva pero un día yo tardé en regresar con mi ofrenda porque fui primero a con mi esposa y me sumergí en pasión con ella.
Cuando mi maestro descubrió porque yo me había retrasado, él me maldijo con gran ira. De ese modo yo estoy ahora despojado de mi esposa, casa y mi servicio. Pero afortunadamente yo he venido a ti ahora y espero recibir de ti una auspiciosa bendición porque yo sé que los devotos de la Suprema Personalidad de Dios siempre satisfacen el deseo de otros en sus corazones. Esa es su gran naturaleza, Oh, mejor de los sabios!, por favor ayúdame.

Markandeya Rsi respondió: Porque tú me has dicho la verdad yo voy a decirte acerca del día de ayuno que te puede beneficiar gran­demente. Si tú ayunas en este Ekadasi que empieza durante la quincena del mes de Asadha tú seguramente te librarás de esta maldición.

Después de escuchar estas benditas palabras del afamado sabio, Hemamali se sintió enormemente en gratitud y le ofreció sus humil­des reverencias. Pero Markandeya permaneció parado y le levantó el ánimo a Hemamali llenándole con inesperada felicidad. De ese modo como el gran sabio lo había instruido, Hemamali fielmente observó el ayuno de Ekadasi y por su influencia el sanó y se convirtió otra vez  en un apuesto Yaksa. Entonces el regresó a casa donde vivió muy feliz con su esposa.

El Señor Krishna concluyó: Así como tú puedes verlo, Oh, Yudhisthi­ra!, el ayuno en Yogini Ekadasi es muy poderoso y auspicioso. Cualquier mérito que uno obtiene por alimentar 88 mil piadosos brahmanas es también obtenido por observar un estricto ayuno en Yogini ekadasi.  Alguien que ayune en este sagrado día de Ekadasi, destruye montones de reacciones pecaminosas y los hace más piadosos, Oh, Rey!, de ese modo te he explicado a el significado del  Yogini Ekadasi.

De ese modo termina la narración de las glorias de Asadha Krishna Ekadasi o Yogini Ekadasi del Brahma Vaivarata Purana.
 

Event type: 

Tags: 

Artículos recientes

Subscribe to Artículos