La castidad no es cuestión de palabras

Por Su Divina Gracia, Om Viṣṇupad

Śrīla Bhakti Nirmal Āchārya Mahārāj

Śrī Nabadwīp Dhām, 

2 de Diciembre 2014

 

 

Śrīla Āchārya Mahārāj: (dirigiéndose a un devoto): Ayer vi en las cámaras que estabas en una fiesta de bodas.

 

Devoto: Sí, fui allí por un corto tiempo.

 

Śrīla Āchārya Mahārāj: ¿Por qué?

 

Devoto: Nunca he visto una boda en India antes.

 

Śrīla Āchārya Mahārāj: ¿Quién te dijo que fueras allí? ¿Hay algún programa devocional allí? Tú eres de una familia de devotos, ¿adónde iras, a un programa mundano o a un programa devocional?

 

Devoto: A un programa devocional.

 

Śrīla Āchārya Mahārāj: Entonces, ¿por qué te fuiste a un programa mundano? ¿No sabes lo que es una boda? Con toda esa música, algo sin sentido. ¿Es que no tienes ojos? ¿O ves a Kṛṣṇa en todas partes? Si alguien es un uttam-bhakta, siempre ve a Kṛṣṇa en todas partes, entonces no hay ningún problema. ¿Has visto a Kṛṣṇa allí?

 

¿Por qué fuiste? No me gusta.

 

Devoto: Fui a ver las luces, y ellos me invitaron.

 

Śrīla Āchārya Mahārāj: ¿Ellos te invitaron? ¿Y si mañana la gente de Nārāyaṇ Mahārāj viene y te invitan, irás allí también?

 

Mis palabras son muy duras, pero tengo que decirlas.

 

Es posible que vengas de una cultura diferente, eso no es un problema, pero estás viniendo al ashram de Gurudev para un asunto espiritual. Si voy a algún país occidental y algunas otras personas me invitan a alguna parte, primero debo pedir permiso al anfitrión en el país que esté para ir a cualquier parte. Esto es lo que aprendí de mi Guru.

 

Ellos también me invitaron a esa ‘fiesta’ y me dieron dos mil rupias para algún Vaiṣṇava-sevā. Inmediatamente le di ese dinero a Mānas Kṛṣṇa Prabhu y le dije que comprara algo de fruta para hacer una preparación especial para las Deidades. Tú puedes utilizarlos, no hay problema, pero ¿por qué van a utilizarte? Esa es mi pregunta. Estas no son mis palabras, son las palabras de Gurudev.

 

Una vez, un discípulo de Gurudev construyó una casa y la policía ocupó ese lugar. Él me pedía que fuera porque un representante del templo era necesario allí. No podía ir yo mismo porque tenía que estar en otro lugar, pero envié a un devoto en mi lugar. Cuando ese devoto regresó, Gurudev le preguntó: “Prabhu, ¿a dónde fuiste?”. El devoto explicó dónde había estado. Gurudev preguntó, “¿Quién te ha enviado allí?”. El devoto dijo la verdad, “Vinod Prabhu me envió allí”. Entonces Gurudev me llamó, “¿Por qué le enviaste allí?”. Le expliqué, “Ese hombre es su discípulo, y no dejaba de pedirme que fuese allí”. Finalmente, Gurudev llamó a su discípulo y, cuando llegó, le reprendió mucho. Aquella vez, dijo, “¡No me uses! Yo voy a utilizarte”.

 

Por lo tanto, tú puedes utilizarlos. ¿Pero puedes hacer eso? ¿Puedes hacerlos devotos?

 

“Mis palabras son muy duras, pero tengo que decirlas”. ¿Quién puede apreciar el regaño que viene de la boca de loto de Śrī Gurudev? Afortunada es el alma que oye tal regaño, e incluso más afortunada es el alma que lo digiere.

 

Publicado en inglés en: www.scsmathinternational.com

 

Traducción: Mohita Kṛṣṇa Dās

Corrección: Rohini Nandana Dās

                      Ānanda Kṛṣṇa Dās

Tags: 

Artículos recientes

Subscribe to Artículos